image_pdfimage_print

El buttermilk o suero de mantequilla es un recurso que podemos encontrar en muchas recetas de repostería. En ocasiones, puede ser que no lo tengamos en casa disponible o no lo encontremos en nuestro super de confianza. En estos casos, podemos fabricarnos nuestro propio suero de mantequilla o buttermilk de una manera rápida. Es importante saber que tipo te pide la receta para saber si es más líquido o menos líquido. Por tanto, aquí os presento una receta para hacer nuestro buttermilk en 10 minutos y con un resultado muy bueno.

El suero de mantequilla o buttermilk es un producto lácteo ligeramente menos espeso que la nata y de un sabor ligeramente agrio que en algunos países del centro de Europa o en la India se consumen como bebida o refresco. La utilización del buttermilk en la elaboración recetas reposteras facilita mucho a que éstos tengan un mejor sabor y una mayor esponjosidad final.

Versión líquida de buttermilk:

  • 250 ml de leche entera
  • 20 ml de zumo de limón o vinagre

Se mezclan los dos ingredientes y se agita  ligeramente con una cuchara dejando la mezcla unos 10-15 minutos hasta que veamos que ha cambiado su aspecto pareciendo leche cortada.

La versión líquida también se le puede denominar Mazada

 Versión más densa de buttermilk:

  • 125 g de yogur natural de cualquier marca
  • 125 ml de leche entera
  • 20 ml de zumo de limón o vinagre

Al igual que en el caso anterior se mezclan los productos agitando ligeramente con una cuchara y dejamos reposar hasta que parezca que se ha cortado.

Cómo siempre espero que este pequeño consejo os pueda servir como me ha servido a mí en más de una ocasión.

Comparte en redes sociales: